Imprevistos en el viaje de bodas

Sabemos que cualquier cosa puede pasar. Lo vemos en las noticias. Lo escuchamos en la calle, la gente cuenta que a fulanito tal le pasó esto en su viaje de bodas y todo por no tener medios de contacto. O porque todo transcurrió de forma lenta y al final fue demasiado tarde. Por ello no debemos pasar por alto ciertos detalles cuando decidimos hacer un viaje.

viaje de bodas

Sucede que cuando viajamos a veces nos acordamos de todos los preparativos que pensamos son más importantes, pero en muchas ocasiones nos olvidamos de que así como hacemos la maleta con la ropa que habremos de lucir, así como se nos ocurre cargar con un sinfín de detalles debemos tener en cuenta otros, por si acaso. Más allá de un botiquín de primeros auxilios que a veces no vendría mal lo que debemos tener en cuenta son las direcciones y teléfonos de interés, el equivalente al 112 en nuestro lugar de destino o el equivalente al 061, por ejemplo. Aunque lo más recomendable será tener a mano el teléfono de nuestro consulado así como la dirección en cada destino que elijamos. Y es que en estos viajes de bodas ocurren a veces una serie de imprevistos que por más que queramos controlarlo todo, no lo podremos evitar.

Para ello lo mejor será mirar el clima de donde vamos a estar. Saber si algún componente alimenticio del lugar nos puede causar alergia y tener cuidado con comer cosas que nos puedan sentar mal al estómago. Tener en cuenta que si estamos en un destino donde no conocemos el idioma muy difícil será la comunicación. Por ello debemos antes de viajar aprender algunas palabras clave ya sea de Inglés, Japonés, Chino en caso sea alguno de nuestros destinos.

Pero en cualquier caso vayamos donde vayamos debemos estar alertas, incluso si nuestro viaje es a alguna zona rural, siempre vendrá bien donde estamos exactamente en el mapa, siempre vendrá bien donde queda el hospital, en qué dirección porque llegado el momento quizá los nervios sean más fuertes que nosotros y nada sepamos hacer. Tener un buen dominio de la situación muchas veces hace que actuemos según lo indica la circunstancia. Y es que hay situaciones sumamente inesperadas a las que podemos si bien no atajar por lo menos hacer frente de alguna forma.

Por ello y siempre que podamos habrá que contar con alguna libreta especializada en estos temas y saber en qué lugar la guardamos en la maleta y cargarla con nosotros a donde vayamos. Hacer partícipe de esto también a nuestra pareja. Y es que en estos viajes no hay mejor cosa que la complicidad entre uno y otro. No hay nada mejor que contar con la misma información. Así, en caso seamos nosotros los afectados por aquella situación inesperada nuestra pareja podrá actuar. Viajar es una maravilla. Pero debemos pensar si bien no se puede en todo, en casi todo. Pero eso sí…si vais a viajar fuera tener el teléfono y la dirección del consulado siempre con vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *